Inicio > Libros > Cristo, el héroe de los Salmos en la literatura rabínica

Cristo, el héroe de los Salmos en la literatura rabínica

Los judíos veían al Mesías en los salmos en lo mismos contextos en los que lo ven los cristianos. Recojamos algunos ejemplos de la manera como los Sabios de Israel entendían la espera mesiánica.

Salmo 21

El mundo cristiano no considera habitualmente que el salmo 21 es un salmo mesiánico, pero el Midrash ve una referencia al Mesías Rey en los versos 2 y 4. Rashi interpreta del mismo modo el verso 7, y el Targum el 8.

“Señor, rey se alegra en tu fuerza”. “Pues le precedes de venturosas bendiciones y pones una corona de oro puro en su cabeza”. Te pidió la vida y se la otorgaste, largo curso de días para siempre jamás. Gran gloria le da tu salvación, le circundas de esplendor y majestad.”

El Midrash se pregunta: ¿Quién es ese rey? Dios no va a coronar a un rey de carne y sangre, pero el Santo, ¡bendito sea! dará su propia corona al Rey Mesías porque de él se ha dicho: ‘Tú has puesto una corona de oro puro en su cabeza’. Dios no revestirá a un rey terrestre de su propio vestido de púrpura, pero se la ha dado al Mesías, pues está escrito “Lo has revestido de gloria y majestad”.

Y el Midrash sobre el Éxodo dice: ‘Dios no revestirá a un rey terrestre con su corona. Pero el Santo, ¡bendito sea! colocará su corona en la cabeza del Rey Mesías. El vestido de púrpura y la corona eran parte de los atributos del Mesías”. El Mesías no es un rey de la tierra, ni un rey de carne y sangre. Lo que los rabinos nunca hubieran podido prever es qué tipo de vestido y de corona le iba a sed dado al rabino de Nazaret para humillarlo y despreciarlo.

Salmo 72

El Targum y el Midrash entienden que todo el salmo es un salmo mesiánico. “El rey que librará a los que están afligidos y necesitados es el Mesías, porque está escrito: ‘Un renuevo nacerá del tronco de Jesé y juzgará con derecho a todos los desvalidos” Todo el salmo es un canto al Rey Mesías. El verso 17 en hebreo dice: ‘Antes de que existiese el sol, su nombre era Yinnon, o sea ‘el que florece’”. Es una de las ocho palabras del Antiguo Testamento que significan ‘brote, renuevo’. El Midrash entiende que este nombre le ha sido dado al Mesías desde la creación del mundo.

Hablando de la profecía de Miqueas, según la cual el Mesías nacerá en Belén, Rashi hace alusión al salmo 72: “el Mesías, el Hijo de Dios, como dice el salmo 118, es la piedra que han rechazado los constructores, se remonta a los tiempos antiguos, porque antes del sol se llamaba “Yinnon”. El rabino David Quimhi dice de una manera sorprendente: “En los tiempos mesiánicos se dirá que sus orígenes se remontan a tiempos antiguos. “De Belén” significa que será de la Casa de David, porque hay un largo lapso de tiempo entre David y el Mesías-Rey, y es El (Dios), lo cual explica cómo existía en los tiempos antiguos”.

Salmo 2

El salmo se refiere al ungido, en hebreo, Mesías. Dos veces se le menciona como “El Hijo”. Recibirá en herencia todas las naciones paganas. Se le acogerá con un beso, como rey y maestro. Comentando las palabras del salmo “Yo proclamaré el decreto del Señor”, el Midrash trae algunos de los pasajes asociados a esta frase.

“Es el decreto de los profetas, porque Isaías 52,13 dice: He aquí que mi servidor prosperará”. Is 42,1 añade: “He aquí mi servidor a quien yo sostengo”. Es el decreto de los salmos, como declara el salmo 110,1: “Oráculo del Señor a mi Señor: ‘Siéntate a mi derecha’”. El salmo 2,7 declara: ‘Me ha dicho: Tú eres mi Hijo’, y en otra parte está escrito: “He aquí que viene sobre las nubes del cielo como un Hijo de Hombre” (Dn 7,13). Los decretos son los del rey, el Rey de reyes, diciendo que esto le sucederá al Rey-Mesías”.

La tradición del Zohar asocia esta palabra con el verso 12 del salmo 2: “besad al hijo” (nashqu bar). En Gematría BAR = “hijo” tiene un valor numérico de 202 y las letras de av qal: son también 202. Estas comparaciones no tienen ningún valor en sí mismas, pero nos ayudan a comprender la manera de razonar de los cabalistas y las consecuencias que sacan.

Cuando el Zohar describe al Hijo – BAR, propone su afirmación de una forma trinitaria: “Tú eres el buen pastor, de ti se ha dicho: “Besad al hijo”. Tú eres grande aquí abajo, maestro de Israel, Señor de los ángeles que sirven, Hijo del Altísimo, Hijo del Santo cuyo nombre sea bendito y su Espíritu Santo.

Salmo 110

El Midrash sobre los Salmos dice del verso: “Siéntate a mi derecha”: “Esto lo dice al Mesías, y su trono está preparado según la gracia y se sentará sobre él”- Cuando el Talmud habla de los dos ungidos de Zacarías 4,14, aplica este verso a Aarón y al Mesías y añade: “Yo no sé a cuál de los dos yo debería preferir. Cuando está escrito: ‘El Señor ha jurado y no se arrepiente. Tú eres sacerdote para siempre”, sabemos que el Mesías Rey es más agradable que el Sacerdote de Justicia.

El Rabino Simón el Predicador (s. XII) dice: “El Santo colocará al esperado rey Mesías a su derecha y a Abraham a su izquierda. El rostro de Abraham palidecerá de envidia y dirá: “El hijo de mi hijo se sienta a tu derecha, ¿y yo me tengo que sentar a tu izquierda?’ Entonces el Santo le tranquilizará diciendo: ‘Tu hijo está a tu derecha, y yo estoy a tu derecha”.

Salmo 118

En este salmo los Sabios aplican al Mesías las palabras de acogida: “Bendito el que viene en nombre del Señor” y los Hosannas. El Zohar explica: “Se refiere aquí a aquél que va a venir… Pues Israel debe cantar esto al que ha de venir. Dios extenderá su brazo una vez más para salvar al resto de su pueblo. Este canto es un canto real y habla de la comunidad de fe y de la venida del Mesías”.

Pero las palabras a propósito de “la piedra rechazada que se ha convertido en piedra angular” son las que más a menudo se contemplan a la luz mesiánica. Los rabinos piensan que es posible que el pueblo elegido no acepte al Mesías. El rabino Samuel Ben Yitshaq dice que Jeremías “llorando en secreto a causa de su orgullo”, quiere hablar del orgullo de Israel que es la razón por la que la Torah les será quitada para ser dada a las naciones paganas”.

El salmo 118 habla sin equívocos del hecho de que el Mesías será rechazado, pero un día será exaltado a su estatuto real legítimo.

 

Juan Manuel Martin Moreno

Esta sección es un resumen de Ribte Santana, El Mesías en el Antiguo Testamento a la luz de los escritos rabínicos, Jerusalem 1992.  
Anuncios
Categorías:Libros Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: